Discos duros
de nuestros servidores dedicados

Disco Duro

Discos estándar profesionales y enterprise

En nuestros servidores dedicados tienes dos tipos de disco: los discos estándar profesionales y los discos enterprise.

Todos los servidores de la gama Started cuentan con discos estándar profesionales. Estos discos son perfectos para servidores de hosting, CRMs, mail, DNS y servicios similares. Cuentan con una excelente relación en velocidad y precio, dando así vida a una gama más económica sin quedarse atrás en velocidad.

El resto de servidores de nuestras gamas, cuentan con discos Enterprise Gold de ultima generación. Estos discos están especialmente diseñados para ofrecer altísimas cotas en velocidad y rendimiento. Disponen de cachés más amplias y son perfectos para proyectos a largo plazo gracias a la durabilidad de los mismos. Tienen un gran rendimiento cuando se le exigen necesidades adicionales como virtualización, entornos de bases de datos de uso intensivo y cualquier operación que requiera una alta tasa de rendimiento de disco.

El disco duro es el medio donde se almacenan todos los datos de un servidor dedicado. Esto quiere decir que la capacidad del disco duro es un valor muy importante a tener en cuenta, dependiendo del uso que se le vaya a dar al servidor. En la actualidad se almacenan una gran cantidad de datos en los servidores ya que los ficheros y las aplicaciones son cada vez de mayor tamaño.

A la hora de seleccionar un disco duro también tenemos que tener en cuenta otros valores ya que, aunque la capacidad es un dato importante, existen otros valores, como la velocidad, que puede hacer que nos decantemos por otro tipo de disco. Un requerimiento muy importante para proyectos con alta demanda de base de datos, es la velocidad de acceso a disco y ahí es donde los discos SSD toman ventaja con respecto a SAS o SATA.

Por ejemplo, si en un servidor dedicado se desea implantar un proyecto que necesita un acceso constante de lectura y escritura en disco (servicios de mail, bases de datos, etc) y, por otro lado, no requiere de una capacidad elevada de almacenamiento, una posible elección es la de dotar al servidor de un disco SSD con menor tamaño pero con mayor velocidad. Por contra, si tu proyecto requiere de mucho espacio en disco (servidores de backup, por ejemplo) y de un rendimiento moderado, la elección correcta es la de discos con altas capacidades pero menor velocidad y así lograr un buen equilibrio entre resultado y precio.

Tecnología

Tecnologías de los discos duros

Existen varios tipos de tecnologías para los discos duros, algunas permiten discos más veloces y otras discos con más capacidad. Estas son las tecnologías más utilizadas:

SATA III: actualmente, este tipo de tecnología está dando muy buenos resultados en cuanto a velocidades de transferencia y estabilidad, ya que los discos SATA III pueden llegar hasta 300MB/segundo, superando con creces a su predecesores P-ATA, o SATA I, los cuales tan solo tienen una velocidad máxima de transferencia de 150MB/segundo. Este tipo de discos tienen una serie de ventajas como, por ejemplo, la extracción de discos "en caliente" (o hot plug), estructura punto a punto (conexión directa entre puerto y dispositivo) o la posibilidad de instalar mayor número de discos por servidor.

SATA III SSD: pese a que los discos SSD (o discos sólidos) trabajan con la misma tecnología que SATA III, es importante hacer mención a ellos porque estos discos tienen notables diferencias con respecto a los discos convencionales. Este tipo de discos carecen de partes mecánicas y tienen una serie de ventajas respecto a los discos mecánicos.

Podemos destacar muchas ventajas como, por ejemplo, su excepcional velocidad de escritura (que es 10 veces mayor que la de los discos convencionales), su baja latencia de lectura (cientos de veces más rápida que el resto de discos), su bajo consumo energético y su excepcional estabilidad (mejorando el tiempo de fallo en más de 2 millones de horas, muy superior a las de los discos convencionales). Al no disponer de partes mecánicas la tasa de avería es ínfima, por ello con los discos SSD es posible trabajar sobre un disco sin RAID ya que el posible fallo es muy bajo. Hay estudios que indican que antes puede averiarse un conjunto SATA mecánico con RAID que un único sistema SSD sin RAID. Gracias a estas tasas de bajos niveles de fallos y tasas de accesos, estos discos son los candidatos para llevar con gran eficiencia bases de datos y sistemas que requieran mucho acceso a disco.

Tecnología Hot Swap

Tecnologías Hot Swap en todos los discos duros

Todos los discos incluidos en nuestros servidores dedicados disponen de la tecnología Hot Swap. Esta tecnología permite cambiar un disco duro sin necesidad de parar el servidor.

Esto es muy útil cuando se dispone de un sistema RAID, ya que si a tu servidor se le avería un disco duro, los técnicos pueden realizar el cambio de disco sin necesidad de parar la actividad del servidor. De este modo, la intervención de cambio de disco duro no supondrá un inconveniente ni para ti, ni para tus clientes, aumentando así el tiempo productivo del servidor dedicado gracias a la tecnología de discos Hot Swap.

Back Top